News | Communication Services, 360-902-6799 - PublicAffairs@Lni.wa.gov

Ex propietaria de un negocio de Tri-Cities que presentó facturas falsas por servicios de interpretación reembolsa a L&I $43,000

22 de septiembre 2021

#21-028

PASCO – Una mujer de Seattle acusada de falsificar firmas y robar dinero al cobrar al estado por citas que nunca sucedieron se declaró culpable el miércoles.

Carla C. Moreno también reembolsó al Departamento de Labor e Industrias del Estado de Washington (L&I) $43,296 en su totalidad por cobrar en exceso al departamento por los servicios de interpretación en Tri-Cities.

Moreno se declaró culpable de robo en tercer grado, un delito menor grave, en la Corte Superior del Condado de Franklin. Pagarle a L&I fue parte de su sentencia.

El juez Samuel P. Swanberg sentenció a Moreno a cumplir más de 30 días de reclusión, incluidos 10 días en la cárcel y 20 días a través de vigilancia electrónica domiciliaria. También debe cumplir la libertad condicional durante dos años; no debe violar ninguna ley durante ese tiempo o podría enfrentar sanciones penales adicionales en relación con este caso.

Moreno, de 33 años, también es conocida como Carla Cynthia Montes De Oca Moreno y Carla Moreno Montgomery. Ahora vive en Seattle y trabaja como agente inmobiliaria e inversionista.

Moreno cometió el robo mientras operaba The Language Spot y Language Spot, ambos con sede en Pasco, del 2009 al 2017.

La Oficina del Fiscal General del Estado de Washington procesó el caso basándose en una investigación de dos años y medio realizada por su oficina y L&I.

Varios métodos para sobrefacturar

Moreno, propietaria única, contrató a contratistas independientes para interpretar en citas médicas y de fisioterapia para trabajadores que hablan español y que tenían reclamos con L&I por lesiones en el lugar de trabajo.

Los investigadores descubrieron que ella usó varios métodos para facturar en exceso a L&I por los servicios, incluida la facturación de citas que no existían, la facturación doble de citas reales, el uso de nombres y números de intérpretes que trabajaron para ella en el pasado y el envío de formularios de facturación con firmas falsificadas de proveedores de atención médica e intérpretes certificados.

Por ejemplo, Moreno afirmó haber brindado servicios de intérprete en Tri-Cities para algunos proyectos de ley cuando en realidad vivía en Seattle y asistía a la Universidad de Washington.

En otros casos, los investigadores encontraron que Moreno presentó 60 formularios de facturación con el nombre y número de proveedor de un intérprete certificado que ya no trabajaba para ella. El intérprete certificado y otras cinco personas le dijeron a L&I que no sabían que Moreno había estado usando sus nombres y números de proveedor para facturar los servicios.

“Este fue un intento calculado y engañoso de robar miles de dólares del sistema de compensación para trabajadores”, dijo Celeste Monahan, subdirectora interina de la división de Normas de Empleo y Prevención de Fraudes de L&I. “Ese es el dinero que los empleadores y los trabajadores pagan para ayudar a los trabajadores lesionados a recuperarse y regresar al trabajo. Detuvimos este fraude y ahora podemos devolver este dinero robado al fondo de compensación para trabajadores".

Moreno admitió haber robado dinero de L&I durante cuatro meses en el 2015. Sin embargo, su restitución al departamento incluyó $7,471 que recibió indebidamente al usar las identidades de tres intérpretes certificados del 2015 al 2017.

En la audiencia del miércoles, dos de los intérpretes cuyos nombres y números de proveedores se usaron sin su conocimiento describieron lo molestos que estaban por las acciones de Moreno. “Realmente me indigna que haya usado mi información ... sin mi consentimiento”, dijo Ramón Bueno.

L&I descubrió problemas de facturación

El personal de L&I solicitó la investigación criminal en el 2016 luego de descubrir discrepancias en la facturación de Moreno.

Un auditor de L&I examinó inicialmente el papeleo de facturación de la empresa para todo el 2015. El auditor encontró tantas irregularidades en la facturación que enfocó el alcance de una auditoría más detallada a un período de cuatro meses en el 2015, esta se convirtió en la base del caso penal, según los documentos de la acusación.

En total, la auditoría descubrió 558 facturas fraudulentas, incluidas 89 veces en las que Moreno presentó facturas por citas que nunca ocurrieron.

Moreno dejó de facturar a L&I en el otoño del 2017 mientras la investigación estaba en curso. Ya no brinda servicios de intérprete para L&I.

###

Para información de prensa: Debby Abe, Asuntos públicos de L&I, 360-902-6043
Sala de prensa de L&Ihttps://lni.wa.gov/news-events
Conéctese con L&I: Facebook (facebook.com/laborandindustries) y Twitter (twitter.com/lniwa)

End of main content, page footer follows.

Access Washington en Español

© Depto. de Labor e Industrias del estado de Washington. El uso de este sitio del Internet está sujeto a las leyes del estado de Washington.